Noticias‎ > ‎

La obra de Nacho Martín vuelve al ruedo

publicado a la‎(s)‎ 18 mar. 2012 6:49 por San Esteban del Valle


El toro protagoniza la exposición antológica del escultor abulense Nacho Martín, nacido en San Esteban del Valle en 1953 y que retorna a su tierra para una exhibición de su obra 35 años después de su última presencia en Ávila. 'El toro en el arte' es el título de esta muestra integrada por 60 obras, que el público podrá contemplar en El Palacio de los Serrano, el espacio cultural de Caja de Ávila, hasta el próximo 3 de junio, según fuentes de la organización.

Este abulense afincado en Madrid admite estar "satisfecho" de volver a su tierra, 35 años después de su última exposición y tras una década preparando su retorno a un espacio convertido en una especie de ruedo, con los toros como principal reclamo. "El toro es el animal más bello", aseguró este escultor al presentar la exposición, tras señalar que "desde pequeño" se sintió atraído por el mundo de la tauromaquia, de ahí que cada vez que acude a un tentadero se atreva a "dar algunos pases".

Tal es su vinculación con la tauromaquia, que "el 90% de los toreros" tienen en sus casas alguna obra suya, al igual que ocurre con numerosos ganaderos a los que conoce a través de su profesión y de su afición, ha explicado el escultor.

Entre sus obras más destacadas figuran el monumento al toro en la ciudad de Ronda, inaugurado en septiembre de 2005 en la Real Maestranza de Caballería de esta localidad malagueña. Además, ha participado en la exposición taurina en la II Feria Mundial del Toro de Sevilla, en 1999, y en otras dos muestras taurinas en la Plaza de Toros de Las Ventas, de Madrid, en los años 2003 y 1999.



Materiales

Junto a la constancia en la temática de Nacho Martín, también figura su reiterado uso de sus materiales habituales como el barro, la escayola, la cera y el bronce, todo el largo proceso que lleva aparejada cada obra.

Un proceso que puede verse en esta muestra a partir de la "descomposición" de las partes de un toro en el patio central del Palacio de los Serrano, donde se aprecia la técnica empleada por este artista que dice ser consciente de la "evolución" que ha experimentado su obra en las últimas tres décadas. "Mi obra no tiene nada que ver con la de hace treinta años", afirmó al presentar la muestra, antes de precisar que por ello ha "mejorado" posteriormente piezas en las que ha detectado "fallos".

Entre las esculturas que pueden verse figura una cabeza de un toro que representa un morlaco de la ganadería de Pablo Romero, junto a otro de cera roja de la de Juan Pedro Domecq.

Aunque no suele incluir toreros en sus obras, en algunas de ellas sí aparecen figuras como la de Manolete, a que Nacho Martín asegura que "su historia" le llegó "al alma".

Pero en esta exposición no solo aparecen escenas relacionadas con el mundo taurino -también encierros-, ya que también pueden verse obras que retratan estilizadas gimnastas, junto a cabezas que avanzan hacia la abstracción, aves, los famosos verracos abulenses y la capra hispánica, emblema de la Sierra de Gredos.




información obtenida de: El Mundo 

Comments