Noticias‎ > ‎

Fallece Aurelio Teno

publicado a la‎(s)‎ 3 feb. 2013 13:05 por San Esteban del Valle   [ actualizado el 4 feb. 2013 4:43 ]


Aurelio Teno: más allá del Quijote

El escultor pedrocheño, fallecido el pasado viernes 1 de Febrero a los 85 años, fue difusor de técnicas avanzadas de diseño e investigación artística y creó un mundo mitad real mitad imaginario
Serafín Pedraza
 
Nos ha dejado Aurelio Teno, en un último vuelo de águila, surcando a modo de despedida el cielo azul de un Pedrique silencioso. Es difícil hablar, cuando llegan estos momentos, de personajes tan ricos y tan complejos. En los próximos días, muchas personas escribirán, contarán sus percepciones, sus vivencias, sus opiniones sobre la vida y la obra de este trabajador de los mundos mágicos, de los seres ocultos, de las pasiones desenfrenadas como puede ser el amor a la libertad. Como en aquella película ya clásica, Rashomon, del maestro Kurosawa, veremos que no existe ninguna verdad absoluta, sólo un puzle complejo en el que cada ser humano guarda una pieza de todos los que se cruzan en su vida. Es el momento de poner, en pocas palabras, la mía a disposición de esa imagen definitiva de un ser vital, tan vivo que parece imposible no volverle a ver paseando por aquel misterioso Pedrique.

Todo artista termina formando un personaje a partir de su propia persona. Esto puede ser válido para todos, pero en el caso de los creadores más todavía, porque a menudo hablamos de personalidades múltiples, de vivencias en planos distintos, de mayor o menor realidad. El mundo de Aurelio Teno fue precisamente así: un conjunto de estratos, de universos, más o menos sumergidos en las nieblas de la imaginación y que fueron aflorando a medida que él les daba forma.

Materia y misticismo de esos santos, santones, monjes y demás seres salidos de las brumas de un pasado lejano, de una mitología propia, con componentes a menudo salvajes, es decir lo primario elevado al rango de esencia básica. Mitología aterradora en algún momento, que podríamos encontrar en nuestros propios sueños y pesadillas, pero que termina siendo siempre un exorcismo y nunca una amenaza. Obra reflexiva donde las formas, la materia utilizada, tienen mucho que ver con el pensamiento, más que con la estética. En todo caso, lo importante será siempre que detrás de la forma esté la idea a transmitir, el mensaje a veces encriptado, lanzado para quien quiera seguir los pasos de este alborotador de los sueños.

Cuando el paseo por las mitologías primigenias de Aurelio nos resulta amenazante, y sentimos la necesidad de espacios más abiertos, aparecen las águilas, siempre dispuestas al vuelo, más allá de las nubes, de las tormentas y el continuo furor de la vida. Con mirada fija y penetrante, son la garantía de la conquista de la libertad, de una visión desde las alturas lejanas, sin perder de vista la realidad del mundo.

La idea de libertad es fundamental en la obra de Aurelio Teno. Quizás de ahí surge ese empeño, durante muchos años, de recorrer los caminos del personaje que mejor ha representado el sentido más amplio de la libertad: don Alonso Quijano. Libre hasta la locura, hasta las últimas consecuencias, por supuesto hasta la muerte. Pocos artistas han sabido acercarse a la inmortal creación de Cervantes y traspasar la coraza, para entender perfectamente las motivaciones y luchas de este caballero atípico en cualquier mundo y tiempo. Existe una comunión estrecha entre el personaje y el escultor, un encuentro fructífero que ha dado algunas de las mejores series creativas de este incansable mago de los minerales.

Por supuesto el relato de la vida y obra de Teno daría para muchas páginas, muy largo para abarcar una personalidad cuyas facetas eran tan abundantes en el campo creativo y humano. No era solo el escultor, también el pintor, el orfebre, el diseñador, haciendo bueno eso de que un artista es solo completo cuando se enfrenta a distintas formas de reinventar el mundo.
 
Convirtió San esteban del Valle y el Molino del Cubo en uno de sus refugios, la sierra de Gredos como fondo de sus creaciones, entre las que se encuentran los águilas. Como legado tenemos la fuente del parque, "Génesis de Gredos" punto de encuentro de donde beben niños y moyores el agua que brota entre las piedras. Próximamente dedicaremos un pequeño homenaje desde www.sanestebandelvalle.com a su figura y su obra.
 
 
Fuente: El Diario de Córdoba y www.sanestebandelvalle.com
Comments